domingo, 8 de diciembre de 2013

La sumisa engañosa.

Cuando empiezas en el BDSM eres feliz porque te abres un montón de puertas sensoriales que te hacen sentir vivo desde lo más profundo de tu ser.
Buscas, pruebas con sumisas que se jactan de serlo, sigues buscando, sigues intentando encontrar la persona que tú crees que en algún lugar del mundo existe pero que no la encuentras.
Pasa el tiempo y encuentras grandes habladoras, charlatanas embaucadoras que intentan convencerte que ellas son lo más mejor del mundo de la sumisión y al poco de ofrecerse para todo empiezan a intentar llevar al Amo por su camino de exigencias veladas en forma de “me gusta más”, “prefiero”, “esto no porque no”, “esto un Amo como Dios manda lo hace así de ésta forma”, en fin podría poner mil y una excusa de su falsa sumisión cuando en realidad son unas manipuladoras. Necesitadas de compañía, de amor, de ser escuchadas, incluso de acompañante, de todo menos de un Amo que realmente sea capaz de someterlas a su voluntad. 
Lo real no es imaginario.

He conocido a casi todo tipo de sumisas y las hay que son unas inmejorables sumisas a las que incluso su Amo las hace sus esclavas porque te entregan incluso la llave de sus límites. Otras en cambio hacen de hermanitas de la caridad de estas últimas y hablan del maltrato dentro del BDSM porque en realidad no han vivido ninguna sensación de BDSM. Jugar a BDSM es casi tonto porque en realidad te estás cerrando la posibilidad de aprender y gozar de ésta relación tan peculiar y que tan pocos llegan a sentir como suya, en el BDSM no se debería jugar sino practicarlo con su realidad y sus aplicaciones particulares según las apetencias Amo-sumisa.
El esfuerzo es su orgullo.
A medida que pasa el tiempo vas tomando confianza en ti mismo como Amo y en tu esclava y vas viendo lo que hay por ahí escritos y lo que llaman relatos pretendidamente própios y piensas que se burlan de la realidad contando unas narraciones soñadas en una buena siesta de media hora. Se las suele distinguir por sus jiji jaja jeje que bonito, como me adora, soy la mejor, etc…, siempre ególatramente actuante.
En el primer párrafo de mi blog expongo que pretendo aprender y crecer aprendiendo, han pasado siete años y sigo intentándolo día a día, soy muy afortunado porque he dado con una excelente persona que se siente mía a la que admiro y quiero profundamente. Tiene tal sensibilidad en todo que hasta se preocupa por cosas intranscendentes que además suelen ser falsas referentes a otras sumisas que cortan vuelven cambian y son de mal culo para saberse situar en su rol de una forma seria, formal y honesta con su propio ”Amo”.
En mis inicios dentro del blog y no tanto del BDSM, que hay años de diferencia, ya hice un escrito relacionado con la mentira, la titulé “La mentira en el Ciber”. Allí hacía referencia a la sumisa que suplantaba a otras o a la que tenía varios niks diferentes para poder ayudarse en sus mentiras etc. (aquello afortunadamente se acabó sorprendentemente para algunos, no tanto para otros sabedores de la realidad, cuando los cuatro o cinco personajes desaparecieron de golpe), ahora no es éste caso, se trata de la sumisa que se miente a sí misma y de paso a su Amo y a las sumisas que le rodean o leen sus escritos y se los creen.
Seguiré separando la realidad de la paja y continuaré aprendiendo de lo bueno y de lo no tanto para intentar erradicar de mi vida BDSM que me afecten esa y todas las falsedades escritas que leo a menudo por ahí y que entran en contradicciones en sí mismas si las analizas bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada