domingo, 13 de octubre de 2013

Deberes i obligaciones de una sumisa.

El rol de sumisa conlleva una serie de obligaciones y responsabilidades que son tan importantes como los derechos de los de los que más adelante hablaré. Así como una sumisa puede elegir a su Amo, según  las causas o condiciones que ella haya visto en dicho Amo, ese  Amo tiene a su vez el derecho de exigir ciertos comportamientos y conductas mínimas para que la relación D/s transcurra en armonía con su forma de ser.
A continuación, como parte del acuerdo  que una sumisa acepta al elegir a su Amo, citaré una pequeña lista de ejemplos de los deberes que una sumisa  debe de tener siempre en cuenta y nunca apartarse de ello por más confianza que tenga a su Amo.
Sensaciones, ese mundo infinito.
Respeto: Siempre y en todo momento ha de respetar a su Amo, en el BDSM  al igual que en cualquier otro tipo de relación entre una pareja,  lo más importante es forjar unas  bases y el principal cimiento es el respeto, del cual parte la confianza, eslabón mas importante entre Amo y sumisa, al igual que  un Amo respeta en todo momento y valora la entrega, dedicación, sometimiento, cumplimiento de cada uno de los caprichos y deseos de su Amo… una sumisa no debe olvidar que ha de respetar a su Amo, el pone mucho en juego, auto control, cuidados, esfuerzo y la responsabilidad que la sumisa en todo momento este cómoda en el juego y disfrute de ello teniendo en cuenta la seguridad de la sumisa y siempre estando presente los límites impuestos si los hay, en el caso de la esclava no los contemplo ya que por defecto la esclava debería solo tener el derecho a serlo para su Amo y los limites serían los lógicos del Amo hacia ella.
Sinceridad: Lo siguiente más importante que ha de tener siempre en cuenta una sumisa es la transparencia ante su  Amo, ha de contarle siempre sus miedos, inquietudes, dudas, al igual que deseos, fantasías, siempre que haya transparencia y sinceridad, facilitará las cosas para que el Amo pueda satisfacer plenamente y con efectividad los juegos al igual que el adiestramiento de la sumisa, de no ser así y por miedo a no complacer a su Amo si una sumisa se calla sus inquietudes o sus miedos o simplemente llega al límite de sus posibilidades y no habla con su Amo , éste puede tomar decisiones equivocadas dentro del juego que puedan terminar en fracaso, daños, lesiones o  terminen con la relación D/s y se convierta en una pesadez.
Humildad: Para llegar a ser  la mejor sumisa, ésta solo ha de basarse en como complace y sirve a su Amo, cuando la sumisa solo se centra en la arrogancia y alimenta su ego pensando que es la mejor, que todo lo hace bien, descuidando las órdenes de su Amo termina en fracaso, el verdadero éxito reside en que todo sea en conjunto, si cualquiera de las partes se cree que todo es gracias a sí mismo se perderá todo entre D/s. Una sumisa solo ha de complacer en todos sus deseos y ordenes a su Amo y éste no decepcionarla estudiándola bien para saberle dar lo que ella espera de El. 
Las ideas claras: Una sumisa ha de estar abierta a nuevas propuestas, dispuesta a escuchar   detalles, expectativas y nuevas motivaciones que su Amo le proponga, negándose o cerrándose a ello pierde la oportunidad de crecer y aprender a disfrutar y conocer nuevas sensaciones, siempre claro está  sin saltar las bases del respeto y la confianza y de los límites si los hubiera. A una sumisa puede no gustarle ciertas prácticas pero nunca cerrar las puertas con un no rotundo sin estudiar, valorar y  compartir entre los dos las posibles novedades, pues la mayoría de las veces se rechazan por miedos, dudas, desconocimiento o simplemente por falta de confianza, entrando las vergüenzas, los pudores y los perjuicios entre otros  que hacen saltar por los aires el futuro de la relación bdsm entre ambos.

Cuando te la llave de su sexo ha decidido
 entregarse plenamente solo a ti.

Equivocación: Fallar , no cumplir con las expectativas, equivocarse, es algo común  que suele pasar aunque hay que tenerlo en cuenta para estudiar y poder solucionar  y encontrar el equilibrio de dicho error, una sumisa ha de reconocer siempre su error y no buscar escusas o culpar  a otros o simplemente escudarse en estados de ánimo,  la falta de interés, descuido, perder la atención o incluso no dominar la técnica, si la sumisa está comprometida jamás se desanimará ni dejará en saco sin fondo el error, sino que aprenderá de él y hará todo lo que esté en su mano por mejorar y mostrar que un error no es un paso atrás sino el comienzo de un largo camino juntos. El Amo usará el castigo si cree que es necesario, pero siempre debe tener muy claro que una vez se ha castigado a la sumisa se borrará absolutamente de la memoria éste error de la sumisa ya que ha pagado por ello lo que ha hecho con dicho correctivo. Jamás el rencor podrá estar en la mente del Amo por una desobediencia, a lo sumo un correctivo.
Escuchar: Una sumisa tiene la obligación de escuchar siempre lo que su Amo tenga que decirle o explicarle, al igual que tiene derecho a preguntar, debatir, informarse y todo lo que desee saber sobre lo que su Amo le plantea, ésta parte va unida a tener las ideas claras,  después de escuchar  y atender lo que su Amo expone,  puede aceptar o dudar e incluso negarse, pero siempre teniendo en cuenta que todo forma parte de su aprendizaje  y del conocimiento que su Amo adquiere sobre ella  en cada momento. El Amo a su vez deberá siempre procurar cambiar las partes que la sumisa no ve claras hasta hacer posible una práctica cercana o mejorada de la idea inicial. Más adelante quizás ya la sumisa pueda sentirse cómoda en la idea inicial y no albergar duda alguna puesto que al entrenarla de forma suave ha visto que puede ofrecerle a su Amo la entrega que El le demanda sin tener ya objeciones al respecto.
 
Facilitar el castigo es desear enmendarse.
Obediencia: Una sumisa debe obedecer siempre a su Amo, si no entrega su voluntad su mente a quien ha elegido como Amo no tendrá sentido una relación D/s,  todo  Amo tiene derecho a ordenar  y la sumisa  la obligación de cumplir sus órdenes, sin olvidar que estas  estén dentro de los límites pactados y que  nunca pongan en riesgo físico ni de otra índole a la sumisa. Una vez que ambos tienen la mútua confianza y que conocen sus deseos, fantasías, motivaciones, una sumisa en todo momento ha de asentir sin dudar todo lo que su Amo le requiere, la plenitud de una sumisa se encuadra en sentir que en todo momento complace los deseos de su Amo y siente en sí el orgullo, admiración, satisfacción y orgullo que su Amo siente al poseer su voluntad.
Esfuerzo: Aunque la sumisión es un sentimiento, una sumisa aprende constantemente a ser  sumisa, siempre de la mano de su Amo, dispuesta a mejorar cada día,  esforzándose por complacer  en todo y de distintas maneras y sin dudas a su Amo. Una sumisa que desea servir  plenamente a su amo ha de mantener siempre viva la motivación, la ilusión y todo lo que despierte  crecer dentro de su adiestramiento y ayudar a su Amo en mejorar en las técnicas utilizadas dándole las facilidades de trato para poder conseguir que el Amo pueda hacer la sesión  tan genuina como pueda ser posible para disfrute de ambos y apartar la monotonía que siempre planea en los casos en los que hay rechazos en las novedades.
 Conocimiento: Si una sumisa desea que su  Amo cumpla con su rol en todo momento con corrección, ha de conocer a su Amo, sus gustos, deseos, necesidades para poder cumplir con éxito cada una de sus  peticiones, no hay que olvidar que para que pueda existir  una relación D/s tanto sumisa como Amo han de  trabajar en conocerse, en compartir todos sus deseos. Es importante que una sumisa sepa y reconozca cada movimiento cada gesto  tanto de satisfacción como de decepción para colaborar y facilitar al Amo su guía y educación sincera. Evidentemente el Amo por su parte también debe esforzarse en reconocer la realidad de su sumisa y ver a través de su mirada, de su forma de llevar la sesión etc. cualquier reacción negativa de la sumisa para replantearse rápidamente si está actuando como un Amo ha de hacerlo en todo momento, con extremo cuidado para la integridad física de la sumisa y rectificando cuando vea algo que se le pueda escapar de las manos y dañarla.
El en caso del Amo al que le guste la innovación ha de estudiar siempre los pros y contras de cada actuación ante su sumisa sabiendo valorar su capacidad y si fuera necesario preguntando sin reparos a otros amos hasta tener la seguridad absoluta de saber lo que va ha hacer. Desde un azote hasta cualquier otra actuación debe estudiarla y entrenarla para evitar dañar a su preciosa sumisa a la que le debe el respeto absoluto de velar en todo momento por su seguridad y trabajar para que las sesiones sean al agrado de ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada